Edición: diciembre 2016
Nº. de Visitas de 08/05/15 a 28/08/16: 278,284 Visitas  

El Estado como animador teatral, no empresa cultural

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someonePrint this page
Ignacio López Tarso. Ilustración: Román Rivas.

Ignacio López Tarso. Ilustración: Román Rivas.

Ignacio López Tarso, Premio Nacional de Ciencias y Artes

Carmen García Bermejo

Lleva más de 100 estrenos de obras dramáticas en su vida, ha actuado en más de medio centenar de películas y en una decena de series de televisión. De las tres disciplinas, la que ama es la del teatro y, por eso, se mantiene ahora sobre el escenario con la pieza Aeroplanos, en el Teatro San Jerónimo Independencia. Además, este 15 de enero Ignacio López Tarso festeja 91 años de vida y ya se alista para encarnar el papel de Pablo Picasso…

Comenzó a adentrarse en el mundo actoral en la Academia de Arte Dramático del INBA a la edad de 23 años. Desde entonces, Ignacio López Tarso (ciudad de México, 1925) permanece vigoroso en los escenarios. Se convirtió en un actor imprescindible en las obras de los dramaturgos Luisa Josefina Hernández, Emilio Carballido y Sergio Magaña, por mencionar algunos, así como en los montajes de Seki Sano, director teatral de origen japonés.

Ha destacado como actor de teatro, cine y televisión, aunque en los años sesenta también hizo doblajes en series como Dragnet y Un paso al más allá. Dentro de su larga trayectoria, este histrión mexicano ha recibido varias distinciones: en dos ocasiones, el Premio Golden Gate al mejor actor por su trabajo en las películas El hombre de papel (1963), de Ismael Rodríguez, y Macario (1960), de Roberto Gavaldón, así como la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico 2011…

“Cada seis años los funcionarios inventan una seudoestrategia para los recintos teatrales, menos una política cultural”

Ignacio López Tarso, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015. Foto: Pascual Borzelli Iglesias.

Ignacio López Tarso, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015. Foto: Pascual Borzelli Iglesias.

En diciembre fue reconocido, por fin, con el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2015 en el campo de Bellas Artes, siendo la primera ocasión en que un actor recibe este galardón. En entrevista con La Digna Metáfora, López Tarso comenta:

―Puedo afirmar que mi vida entera la he dedicado al teatro. He actuado en cine y televisión, pero a mí me gusta dar vida a los personajes de los dramaturgos. Cuando piso el escenario lo hago con placer, con gozo, y entonces me envuelvo en mi personaje, lo acaricio, lo admiro, me apodero de él y lo llevo conmigo. Esta es la mejor manera que he encontrado para permanecer en el teatro.

Para este actor, México tiene una rica tradición teatral. Sin embargo, son enormes los esfuerzos que se hacen para montar una obra y mantenerla en cartelera:

―Cuesta mucho trabajo montar una obra de los clásicos, no piezas comerciales. Los griegos, por ejemplo, son difíciles de llevar a escena porque son textos que hay que desmenuzar, estudiar mucho, hay que reunir una serie de datos e información respecto a la época y el personaje. No es cosa fácil. Se aprende uno la obra y pones todo tu esfuerzo. De qué sirve si, a los diez días, la quitan de la cartelera y nadie la vio, no la promocionaron. Ese es el desperdicio de dinero y de talentos que se vive en el país. Eso no es tener una política cultural. Se hacen actividades para la estadística sexenal.

 

Versión completa en el impreso

2 Comments on "El Estado como animador teatral, no empresa cultural"

  1. Lo recuerdo en el teatro “congreso de la unión” avalando el fraude electoral y la imposición de carlos salinas.

    • Cierto Sergio. Al fin priista. Esa marca nadie se la va quitar. Pero rescatémoslo sólo como actor.
      Gracias por tu comentario.

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

*