Edición: diciembre 2016
Nº. de Visitas de 08/05/15 a 28/08/16: 278,284 Visitas  

Tierra de víctimas y libertad de verdugos

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Email this to someonePrint this page
Ricardo Flores Magón. Ilustración: Ezquerro.

Ricardo Flores Magón. Ilustración: Ezquerro.

A 100 años del teatro anarquista de Ricardo Flores Magón

Arturo Arzate

Hace una centuria Ricardo Flores Magón escribió sus obras de teatro Tierra y libertad (1916) y Verdugos y víctimas (1917) en las cuales narra no sólo la derrota del proletariado, incluido en este apartado el campesinado, sino la traición de quien se adjudicara la silla presidencial: Venustiano Carranza.

… Nadie quizá más grande entre los revolucionarios mexicanos, que Ricardo Flores Magón. Ricardo Flores Magón, modesto; Ricardo Flores Magón, que tuvo la fortuna, la dicha inmensa de jamás ser vencedor; Ricardo Flores Magón, que sólo conoció las espinas y los dolores de la revolución, es un hombre delante del cual debemos inclinarnos todos los revolucionarios que hemos tenido, quizá, la desgracia de saborear algo de los manjares servidos en el banquete de la revolución…

Fragmento del discurso del diputado Antonio Díaz Soto y Gama a raíz de la muerte de Ricardo Flores Magón, quien a principios del siglo XX compartió ideas con él

Primer ejemplar de Regeneración, 7 de agosto de 1900.

Primer ejemplar de Regeneración, 7 de agosto de 1900.

La hora ansiada

En este 2016 se cumplen 100 años de que Ricardo Flores Magón, considerado ya por muchos como el precursor intelectual de la revuelta iniciada en 1910, escribiera su primera obra de teatro que quizá no tenga el refinamiento dramático o no cumpla las exigencias de los críticos, porque lo hace, acaso, desde la perspectiva de un militante: Tierra y libertad. Las obras posiblemente carezcan de los puntos de altos literarios de otros dramaturgos revolucionarios como Bertolt Brecht, sin embargo debemos considerar su valor histórico en el marco de las condiciones de miseria social, política y cultural generalizada en el momento que se produjeron: en un 90 por ciento, el país padecía de analfabetismo.

Sin duda, Ricardo Flores Magón era un hombre de una gran inteligencia para comunicarse con la gente, pues Regeneración, su periódico, llegó a tener tirajes de 100,000 ejemplares. Cuenta la historia que su rotativo lo leían, por ejemplo, los obreros de Cananea y los de Río Blanco, donde se realizaron las huelgas que catapultaron el levantamiento armado.

La importancia de su primera obra teatral radica en que retrata la negociación de los Batallones Rojos, formados por Venustiano Carranza con los anarcosindicalistas de la Casa del Obrero Mundial (cuya sede entonces ocupaba la Casa de los Azulejos, lo que hoy es uno más de los Sanborns de Carlos Slim, de la Ciudad de México) gracias al Pacto Constitucionalista firmado el 17 de febrero de 1915, que concluyó con la Constitución Política de 1917 ―a tres meses de su centuria, por cierto―, cuya esencia de conquistas, como la jornada laboral de 8 horas, se recoge del Programa del Partido Liberal Mexicano de 1906, para combatir, estos Batallones Rojos, a la Soberana Convención Revolucionaria sostenida por las fuerzas de los generales Francisco Villa y Emiliano Zapata; es decir, a los campesinos zapatistas y villistas.

Tierra y libertad se empieza a escribir en junio de 1916 después de la liberación carcelaria de Los Ángeles, California, de Ricardo, escrito que circula en esa misma ciudad en septiembre a un costo de 25 centavos de dólar el ejemplar.

 

Libro de las Obras de teatro de Ediciones Antorcha, reimpreso en 1982.

Libro de las Obras de teatro de Ediciones Antorcha, reimpreso en 1982.

El rescate

La obra se monta el 30 de diciembre de 1916 en una velada convocada por varias organizaciones con una asistencia de 500 personas. Participan como actores su hermano menor Enrique Flores Magón, en el papel de “Marcos”; su hija Lucía Norman, como “Marta”, la compañera de “Juan”, personaje representado por su compañero en la vida real, Raúl Palma. La compañera de Ricardo, María Brousse, funge como “Rosa”, la pareja de “Marcos”. Asimismo, Librado Rivera, quien fuera inseparable camarada de Ricardo hasta su asesinato ―en la noche del 20 de noviembre de 1922 o en la madrugada del 21 en la cárcel de Leavenworth, Kansas, Estados Unidos―, realiza el papel del carcelero. Los demás personajes corren por cuenta de Blas Lara Cáceres, Juan Olmos, Rafael B. García, Antonio Casillas, Matilde Mota y Dionisia Palma. En total fueron cerca de 50 actores aficionados los que intervinieron en la obra.

En 1924 el Grupo Cultural Ricardo Flores Magón, en el que estaría al frente Nicolás T. Bernal ―quien de niño, en la Revolución Mexicana era el enlace entre la guerrilla y la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano― se dedicó a difundir la literatura del anarcocomunismo cuya creencia se basaba en la necesidad de un partido para hacer la revolución, pero una vez convertido en gobierno desaparecerlo para ser autogestionarios. En los años setenta del siglo XX Ediciones Antorcha, dirigida por Chantal y Omar Cortés, se introduce en el archivo de Regeneración en la Hemeroteca de la UNAM para hacer una buena selección de escritos ―por año― de Ricardo Flores Magón, además de rescatar sus cuentos para compilar los volúmenes Para qué sirve la autoridad y otros cuentos y Tierra y libertad y Verdugos y víctimas, las obras de teatro.

 

Protesta en las oficinas del periódico antiporfirista El hijo de El Ahuizote en 1903, con el lema La Constitución ha muerto.

Protesta en las oficinas del periódico antiporfirista El hijo de El Ahuizote en 1903, con el lema La Constitución ha muerto.

Tierra y libertad

El primer acto de Tierra y libertad describe cómo el hacendado don Julián trata de someter a Marta para hacerse de sus “caricias”, pero al no lograrlo manda encarcelar a Juan, pareja de ella, con la intención de hacerle creer que van a matarlo para conseguir su objetivo.

En el segundo acto, los que trabajan la tierra, desesperados por las condiciones de vida que padecen, hacen conciencia cuando acuden con Marcos para solicitarle que redacte una carta al gobierno exponiendo que el hacendado quiere poseer a Marta y encarceló a Juan para lograr su intención; pero, además, para decir “ya basta” a las condiciones de miseria que estaban viviendo.

Cuando los soldados van a la casa de Marcos y Rosa a aprehenderlos y el oficial les exige su rendición,

MARCOS (aparta rápidamente la espada de su pecho, al mismo tiempo que saca un puñal que lleva oculto debajo de la camisa y asesta una puñalada al oficial en el corazón) (Con energía): ¡Toma! (El oficial cae muerto a sus pies; los soldados, asombrados, descansan las armas). En nombre de la Ley venías a aprehenderme; pues bien, ¡en nombre de la Justicia me defiendo! (A los soldados, con tono solemne). He muerto a vuestro verdugo: ¿os atreveréis a aprehender a vuestro hermano? (Se da un golpe con el puño en el pecho). Vosotros sois pobres como nosotros, y al apoyar con vuestros fusiles al gobierno apoyáis al que nos hace desgraciados a nosotros y a vosotros mismos. Vuestras familias están en la miseria, sufren hambre, desnudez y opresión; y vosotros, con vuestros fusiles, sostenéis a los que causan el sufrimiento de los vuestros, de la carne de vuestra carne y sangre de vuestra sangre. (Con vehemencia). El soldado es el verdugo de sus propios padres, hermanos e hijos. Acordaos de que sois hombres y uníos a nosotros para derribar la opresión de la maldita trilogía que hace desgraciado al ser humano: ¡el burgués, el clérigo y el gobernante!

Deciden rescatar a Marta y a Juan. Y terminan gritando al unísono todos, incluyendo los soldados “(dirigiéndose a la puerta y saliendo, a una voz): “¡Mueran los ricos! ¡Mueran los frailes! ¡Mueran los gobiernos! ¡Viva Tierra y Libertad!”

Junta Organizadora del PLM en 1910. Anselmo L. Figueroa, Práxedis G. Guerrero, Ricardo Flores Magón, Enrique Flores Magón y Librado Rivera.

Junta Organizadora del PLM en 1910. Anselmo L. Figueroa, Práxedis G. Guerrero, Ricardo Flores Magón, Enrique Flores Magón y Librado Rivera.

“¿Cuándo comprenderás, pueblo inocente, que tu primer deber es armar tu brazo para hacerte respetar?”

En el tercer acto liberan a Juan y a Marta. Cuando don Julián está a punto de poseerla en la cárcel, entran entonando y cantando “La Marsellesa Anarquista”. Desde este acto empiezan a cavilar acerca de la necesidad de contar con un mesías y sobre la problemática posterior de convertirse posiblemente en un tirano.

MARCOS, antes de liberar a todos los presos (dirigiéndose al carcelero, a don Julián y a don Benito ―el representante de la iglesia). (Solemne discursa): ¡Tiranos: por siglos y siglos habéis chupado nuestra sangre! Las lágrimas que nos habéis hecho derramar bastarían para ahogaros. El pueblo ha esperado paciente la llegada de un mesías que lo salvase; pero todos los mesías han resultado traidores a la causa de la humanidad. Es que el pueblo os había dejado con vida y con vosotros las instituciones que representáis. Ahora es distinto. Vais a morir, y con vosotros morirán la autoridad, el capital y la iglesia, los tres verdugos de la especie humana. De hoy en adelante no habrá un hombre que se atreva a hacerse obedecer; no habrá un hombre que explote el trabajo de otro hombre; no habrá embaucadores que entre la justicia popular y el crimen enciendan las llamas del Infierno para proteger al de arriba de la rebeldía del de abajo. (A los revolucionarios). Compañeros: que se cumpla la justicia social. Cortémosle la cabeza a la hidra y tomemos posesión para el beneficio común de todo cuanto existe. ¡Viva Tierra y Libertad!

Ricardo Flores Magón.

Ricardo Flores Magón.

Una vez organizados los campesinos, están listos para luchar por su liberación. En el cuarto acto pervive la trascendencia histórica al describir la organización, cómo pactan los anarcosindicalistas de la Casa del Obrero Mundial con el carrancismo para formar los Batallones Rojos que combatirían a los campesinos zapatistas y villistas. Ya en el enfrentamiento entre campesinos y obreros, que deberían ser aliados de clase, narra Ricardo Flores Magón cómo van cayendo muertos cada uno de los protagonistas de la obra. Antes de que ocurriera todo esto, Marcos trata de darles ánimo con la frase de Praxedis Gilberto Guerrero (aquel estratega militar y cerebro de la guerrilla magonista, desertor del ejército porfirista, nacido el 28 de agosto de 1882 en San Felipe, Guanajuato, que renunció a su herencia familiar de una hacienda para meterse de obrero, muerto en el enfrentamiento de Janos, Chihuahua, el 30 de diciembre de 1910 y que en su oportunidad había fundado los periódicos Alba Roja ―1905―, Revolución ―1908― y Punto Rojo ―1909―, articulista también de Regeneración, secretario en la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano): “Vivir para ser libres o morir para dejar de ser esclavos”.

 

Verdugos y víctimas

En Verdugos y víctimas, escrita en 1917 de acuerdo con Librado Rivera, Ricardo Flores Magón insiste en hacer conciencia de clase, pero sobre todo remarca (en un pueblo creyente en los líderes emancipadores) la ineficacia de los caudillos y su histórica traición al pueblo. Es más, cuando está frente al juez a uno de los protagonistas, José, lo acusan de magonista porque trae consigo Regeneración y contesta que él es anarquista, porque no cree en ídolos…

 

Pese a que el periodista, escritor, político y anarcocomunista mexicano Ricardo Flores Magón por su radicalismo asustaba tanto a gobernantes de México y de Estados Unidos, en sus escritos y acciones se vislumbra un gran ser humano, adelantado, muy adelantado, a su tiempo. En sus escritos publicados en Regeneración se aprecia a ese gran hombre nacido el 16 de septiembre de 1873 en San Antonio Eloxochitlán, Oaxaca.

 

 

Ricardo y Enrique Flores Magón.

Ricardo y Enrique Flores Magón.

Destino final

Jesús Flores Magón abandona la causa en 1905 después de su encarcelamiento de San Juan de Ulúa, tiene grandes diferencias con sus hermanos Ricardo y Enrique. En una carta a Pablo Macedo, político porfirista, amigo suyo radicado en Francia, describe cómo encontró a sus hermanos en junio de 1911, como en una comuna, por lo que no volvería a verlos; fue subsecretario de Justicia y secretario de Gobernación de febrero a noviembre de 1912 en la administración maderista. Nace el 6 de enero de 1871 y fallece el 9 de diciembre de 1930.

Enrique Flores Magón (13 de abril de 1877 / 28 de octubre de 1954) estuvo con Ricardo hasta 1917 cuando encarcelan a su hermano junto con Librado Rivera. Se regresa a México en 1923.

Ricardo Flores Magón desde 1892 luchó contra el capitalismo siendo estudiante de jurisprudencia, nunca claudicó hasta que fue asesinado como lo narra Librado Rivera, pasó más de 13 años, en diferentes ocasiones, en las mazmorras de México y Estados Unidos. Quizás en su último encierro pudo haber salido de prisión (de acuerdo con una carta dirigida a Nicolás T. Bernal del 5 de diciembre de 1920) bajo la condición de pedir perdón, pero no iba a pedirlo porque era como aceptar que en más de 29 años el equivocado era él, no los que manejaban el capital según sus intereses; más adelante señala: “Cuando muera, mis amigos quizá inscriban en mi tumba: Aquí yace un soñador, y mis enemigos: Aquí yace un loco. Pero no habrá nadie que se atreva a estampar esta inscripción: Aquí yace un cobarde y traidor a sus ideas”.

Versión completa en el impreso

5 Comments on "Tierra de víctimas y libertad de verdugos"

  1. Está increíble tu reportaje Dadi, felicidades. Te amo!

  2. Un texto soberbio, muchas gracias. Recuerdos afectuosos para mi colega y amigo desde los tiempos de R Riva Palacio en MilenioDIARIO. Qué todo sea bien para ti; yo en Cancún, sobreviviendo.

    • Hola Eduardo Suárez, que gusto. Cómo has estado? Qué haces allá en Cancún mi estimado. Es grato saber que te gustó el texto. Saludos!

  3. Estupendo reportaje, felicidades. Creen que exista alguna fotograíìa de Lucía Norman?, ella es mi tía-abuela, y tiene unos meses que descubrí que existía, su padre biológico, Martín Epstein Norman, es mi bisabuelo.

    Saludos!

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

*