Edición: diciembre 2016
Nº. de Visitas de 08/05/15 a 28/08/16: 278,284 Visitas  

“Mi poesía piensa, celebra, interroga y también canta”

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someonePrint this page
Antonio Deltoro. Foto: Ramona Miranda.

Antonio Deltoro. Foto: Ramona Miranda.

La voz reunida de Antonio Deltoro

Alfonso Navarrete

A lo largo de su trayectoria, Antonio Deltoro ha producido una poesía consciente del tiempo. Su antología de reciente aparición Poesía reunida (1979-2014) da cuenta de ello y de las razones por las cuales se le considera uno de los autores más sólidos de la literatura lírica mexicana.

Si al inicio escribía pensando en el instante, en sus últimos libros se ha abocado más a lo continuo de la vida. Ahora, Antonio Deltoro (Ciudad de México, 1947) en su Poesía reunida (1979-2014) presenta textos que, durante 35 años, ha trabajado en sus obras Algarabía inorgánica (1979), ¿Hacia dónde es aquí? (1984), Los días descalzos (1992), Balanza de sombras (1997), El quieto (2008) y Los árboles que poblarán el Ártico (2012), así como 15 textos extra que forman parte de un nuevo libro que está a punto de ser publicado.

—¿Cómo ha sido ese proceso literario?

—Cuando uno es niño no ve igual el tiempo. Yo les preguntaba a mis papás: “¿Falta mucho para que me muera?” o “¿falta mucho para que yo me haga viejo?” Esas preguntas no me hacían falta y no eran naturales en mí. Poco a poco me di cuenta de la conciencia del tiempo… El instante es como una especie de encuentro de todos los tiempos: el presente, el pasado y el futuro. De alguna manera es una contraparte de la eternidad, pero es lo mismo, es algo que queda fuera del tiempo. Sin darte cuenta eres todo ese tiempo pasado, todo ese futuro y ahí está el instante, no como momento único sino como un punto donde se acumula todo.

—¿Y qué piensa de los hechos aparentemente sin importancia que en sus poemas adquieren un cariz distinto?

—Borges dice que no hay hechos simples, porque cualquier cosa postula la existencia de todo el universo: todo el universo es necesario para que tú y yo estemos aquí juntos. Eliseo Diego dice que la poesía es el arte de atender con toda su pureza. Si atendemos verdaderamente nos damos cuenta de que todo hecho es extraordinario, no hay nada simple, nimio, vulgar. El poeta es el hombre que registra, mediante el lenguaje, lo que ha mirado con atención y con asombro. Aunque ese mismo asombro que tiene ante la realidad lo puede tener también ante el lenguaje.

—¿Cómo distinguir esos tiempos?

—La gente puede estar hablando y no darse cuenta de lo que implica el lenguaje, de lo que implica nombrar. Cuando hablamos está transcurriendo el tiempo, igual que transcurre nuestra vida. Entonces quizá para hablar y para escribir no sólo se necesita una serie de cosas fisiológicas, sino la conciencia del tiempo y de la muerte.

—¿Por eso su poesía se ha caracterizado, más que por ser cantante, por poner en escena sus pensamientos y experiencias?

—Eliseo Diego habla de la música del significado. Sí, es musical mi poesía. Aunque tiene una musicalidad no evidente que requiere un oído diferente al oído canónico, normal, ortodoxo. La poesía es eso: la coincidencia entre la música y el significado, no se pueden separar. Mi poesía piensa, pero mi poesía también celebra e interroga, y también canta.

—En uno de sus poemas dice que le gustaría que su poesía fuera recordada como el tiempo de los jueves. ¿Qué parte ha jugado la conciencia del tiempo en su obra?

—Cada vez he escrito más sobre el tiempo. Cuando uno es niño el tiempo se maneja de otra manera y uno vive en un presente perpetuo. Los poetas que leo más son los que tienen una marca temporal muy profunda. La poesía es un arte que tiene un pie en la infancia y otro en la muerte, en el origen y en la muerte, pero también puede ser en el origen y en el presente. Mi presente son mis 69 años, pero mis presentes son los 20, los 30 y además no sólo eso, puedo tener 69 años y tener muchas edades, comportarme por las mañanas como alguien de 20 y por las noches como alguien de 90.  Esta mezcla de tiempos es lo que me interesa en mi poesía y en la poesía en general.

Versión completa en el impreso

 

Antonio Deltoro. Foto: www.cortandoporlozano.com.

Antonio Deltoro. Foto: www.cortandoporlozano.com.

Domingo

Me siento solo como un dedo al que le faltara mano.
El domingo es un híbrido, un animal con pies de sábado y cabeza de lunes,
tierra de nadie que respira aburrimiento, comidas familiares.
Es un juego de cartas donde no se arriesga, música con sordina, sobremesa.
El domingo es anacrónico, corre despacio por miedo al despeñadero,
al infarto del lunes, al infierno: en el domingo los audaces se juegan más que la semana.
El domingo es un día por decreto oficial, un falso día.
El domingo amanece tarde y anochece temprano, es un crepúsculo precoz, entre paredes, pesado.

                                                                                          Antonio Deltoro

Se el primero en comentar en "“Mi poesía piensa, celebra, interroga y también canta”"

Dejar un comentario

Your email address will not be published.

*